Encuentros para sumar y crecer: entrevista Escuela infantil Bambú

Periodos de acogida positivos. PERIODO DE CONQUISTA.

Hoy tengo el gusto de presentar a personas que suman a favor de la infancia. Doy fe de su amor por la infancia, amor bonito. Son de esas escuelas donde se respira respeto. Seguimos iluminándonos con esas cerillas que dan luz a la educación.

Os presento a las personas que hacen posible un proyecto de respeto a la etapa 0-3. La Escuela infantil Bambú en Torrejón de Ardoz, sus fundadoras son:

Ruth: es maestra en educación infantil, técnico educación infantil, certificada en disciplina positiva en primera infancia y aula y experta en educación activa respetuosa formada a través del máster de universidad Juan Carlos I de la violeta

Sara es maestra de educación infantil, certificada en disciplina positiva en aula y primera infancia. También tienen el máster de educación activa y respetuosa de la violeta.

Inma, también es maestra educación infantil, (no estaba presente en la entrevista pero ella hace posible este gran proyecto también).

Llevan trabajando 17 años juntas, primero en una escuela donde se dieron cuenta de que su forma de trabajar era distinta a la de otras compañeras y que tenían en común una mirada diferente hacia la infancia. Decidieron crear un proyecto común que vio la luz en el año 2007. Durante esos años trabajaron mucho, muy duro, aprendieron cada día, vivieron cosas que querían cambiar y también fueron conscientes de muchas carencias y de muchas de las prácticas que se llevaban a cabo con frecuencia, no las hacían sentirse cómodas: alimentación, sueño y periodo de adaptación eran algunos de los momentos que les generaban necesidad de cambio.

Así empezó su camino de formación que tuvo su momento más importante y el encuentro con la realidad que ellas querían en un viaje a Barcelona. Fueron para conocer el trabajo en las escuelas infantiles de allí. Ese viaje les hizo poner palabras a sus sueños y les hizo ver que era posible otra forma de educar, pese a las dificultades, pese a las ratios, pese a…

Dejaron de estar en la queja y se pusieron manos a la obra.

En el año 2015 su otro proyecto finalizó y comenzó su oportunidad para llevar a cabo su sueño. Uno de los pilares fundamentales era no repetir periodos de adaptación donde no se respetasen necesidades de peques y familias.

Ruth y Sara en la Escuela infantil Bambú

Laura:¿Para qué es importante hacer un periodo de inicio consciente?

Ruth: Para dar respuesta real a las necesidades de la infancia, para escuchar y tener en cuenta a las familias, y poder crear un lugar que sientan como seguro.

Laura:¿Cómo el periodo de adaptación que vivistéis antes de hacer el cambio?

Ruth: era un periodo sin corazón.

Sara: Era lo que se había hecho toda la vida lo que estaba normalizado.

Ruth: así es, siempre eran los mismos horarios, dos primeros días de 9 a 11. Tercer y cuarto día de 11 a 13:00.

Sara: los padres no podían quedarse en el centro. Nunca permanecían en las aulas, entraban a dejar a los peques y se marchaban pero no estaban allí dentro.

Ruth: y el cuarto y quinto día era hasta las 16:00. De hecho en muchas escuelas públicas actualmente se sigue haciendo así, porque además en las instrucciones que vienen desde arriba dicen que el “periodo de adaptación” no puede ser más de una semana.

Sara: Aunque el niño lo esté pasando fatal.

Ruth: Realmente nadie piensa en la infancia, es un problema económico porque cuanto antes empiece el niño, antes se empieza a cobrar. Nadie tiene en cuanta las verdaderas necesidades de la infancia, sentimientos y necesidades de las familias.

Sara: Yo recuerdo ese periodo con horror

Ruth: Era horrible. Primeros de septiembre siempre han sido horrorosos

Sara: Cómo se agarraban, cómo lloraban, las familias se iban con esa pena de pensar que estaban dejando la persona que más querían en la vida con esa angustia..pobres.

Ruth: Y los niños, lo pasaban mal, muy mal, realmente son traumas.

Sara: Yo lo pienso y me dan ganas de llorar, en serio.

Ruth: Eran traumas, pasaban meses sin jugar, sin comer, sin relacionarse, sin tener a la persona de referencia, sentados en una esquina esperando a su mamá. Realmente intentábamos todo para que esos niños/as estuvieran bien y las educadoras se dejaban la piel para acompañar a esos peques pero es que los niños no entendían nada

Sara: era una sumisión total, había niños que pensarían me toca aquí, aquí me quedo, con una pena. Otros no lloraban, rechazaban el contacto y eso era lo que más dolor me producía que no quisieran ni si quiera consuelo.

Ruth: los padres también aceptaban porque era lo que había, esto es así y ya.

Sara: y la idea era que había que pasarlo cuánto más rápido mejor.

Ruth: eso es, de hecho, ahora a día de hoy nuestro periodo es totalmente diferente. Lo primero y fundamental es la información a las familias. En el primer momento en que llegan las familias explicamos lo importante que es este periodo, no engañamos, decimos las cosas cómo van a ser y para qué las hacemos así.

Laura: qué horror, la verdad, sois muy valientes por contar y compartir esta parte..tuvo que ser muy duro. Y espero que leyendo estas líneas haya profesionales y personas que se vean identificadas y quieran salir de lo normal (que es violencia) y poner en marcha otras maneras como las vuestras.

Ruth: bueno, hemos hablado un poco del antes, del sufrimiento de los peques, los problemas que puede generar, esa sensación de abandono por parte de los peques y de las familias. También de la parte del por qué la necesidad de cambio, la desinformación de las familias de un periodo distinto, la falta de vinculación, esa tristeza que seguramente arrastren como herida. A día de hoy nuestro periodo es diferente. Lo llamamos PERIODO DE CONQUISTA. es un proceso donde el peque se siente capaz, es el verdadero protagonista, consigue avanzar, conquistar espacio, vínculos, seguridad…

Lo primero que hacemos es informar a las familias, el primer día de puertas abiertas o visitas además de enseñar el espacio ya explicamos cómo trabajamos y este periodo es una de las cosas que decimos desde el minuto 1 porque las familias tienen que saber y porque además esto es 0-3, normalmente cuando vienen a la escuela es porque tienen que volver a trabajar, es necesario que anticipen para organizarse ya que 1 semana-15 días la tienen que dejar de vacaciones para poder acompañar en la escuela de manera tranquila.

Se les explica que primero las familias tienen que estar en el espacio, que los peques conozcan el ambiente y las educadoras de las manos de sus referentes, con seguridad y sin miedo. Pues son los progenitores quienes dan la seguridad. Son muy chiquititos y necesitan esa seguridad para poder crear otro vínculo con otra persona diferente. Estos peques desde que han nacido han creado sus vínculos, normalmente con su madre o padre, figuras más cercanas y luego con otras personas de su entorno. Es vínculos les ha hecho sentirse seguros. Nosotras queremos que ese vínculo se cree igual de manera segura en la escuela, con nosotras, con la escuela, con otras familias, etc Para ello es necesario que los peques pasen un tiempo con sus referentes en el aula y que su cerebro experimente la seguridad. Ven cómo nos relacionamos con sus padres, con ellos, con otros adultos, van obteniendo datos, van viendo que hay una relación segura.

Una vez que el alumno se matricula, tenemos una entrevista personal con la familia y con el peque, conjunta. Ya aprovechamos ese espacio para que nos conozcan, a solas. Normalmente están explorando el espacio. Conquistándolo.

En esa entrevista les explicamos paso a paso cómo se va a llevar a cabo ese periodo de conquista, las fases, lo que puede pasar y cómo podemos actuar.

En una primera fase: vienen un ratito con un referente papá-mamá. Están una hora en el aula, exploran el espacio, tocan cogen, acompañan,juegan…salen entran están conociendo el entorno, incluso otras aulas o espacios. (antes del COVID claro) queremos que sientan la escuela como algo suyo. Después de una hora se van. Queremos que se vayan con la sensación de querer más, un lugar motivador, de calma, de juego, positivo, que les atraiga…

Al día siguiente se va alargando el tiempo de estar allí. Los adultos ese día ya tienen un espacio designado, dentro del aula, un lugar donde el peque pueda acudir. Tienen también un trabajo asignado, una tarea que hacer para la escuela: pompones, cajas…algo que forme parte y sea útil. Se crea así una vinculación de las familias y pertenencia a la escuela. Los adultos no se mueven de allí, así el peque puede acudir si lo necesita pero explorar solo, en confianza o pedir ayuda a las educadoras. Queremos que empiecen a vincular con sus educadoras, que puedan pedir ayuda, agua, juego…generar conexión y vínculo. Las acompañantes observamos, nos acercamos, proponemos, preguntamos. Si no quiere o no está preparado lo respetamos, esperamos con presencia pero con distancia.

Poco a poco se van dando pasos, los peques se van sintiendo más seguros. Observamos señales, a veces se propone que el adulto referente salga del aula y si el peque lo acepta y está tranquilo la familia sale y luego vuelve. Si no está preparado esperamos. Normalmente antes de 15 días se ha generado un vínculo positivo y seguro, los peques entran tranquilos en la escuela y despiden a sus madres-padres sin sufrimiento.

Una dificultad muy común es la conciliación. Hay familias que no pueden pedir días o vacaciones. Normalmente se han planificado y organizado para hacerlo. Se intercalan los turnos, se cogen días…el problema principal cuando la familia no puede acompañar suele ser este, la conciliación, pues la familia sabe que es importante y necesario pero no siempre es posible.

Laura:¿Y en esos casos?

Ruth, Sara: pueden pedir a algún otro referente de la familia que acompañe, abuelos- tíos,etc el proceso no es el mismo, es distinto pero también se puede hacer. En algunos casos las familias se conocen entre sí, y los peques tienen como referente a otras mamás o papás, se sienten también seguros. Y en última instancia si no se puede nosotras acompañamos con todo el amor y comprensión que nos es posible, al tener el resto de peques acompañados y seguros es mucho más fácil centrarnos en estos casos. Siempre intentamos buscar alguna solución que sea factible para todos y beneficiosa para la infancia.

Sara: También decir que en este periodo de conquista nos parece muy importante para nosotras generar sentido de pertenencia, que los peques sepan y vean que ese es su espacio. Les decimos a las familias que traigan las fotos y las ponemos juntos en su casillero, algún objeto de apego o figura que les haga sentir seguros o algo que les vincule con su mamá o papá. Que sientan el espacio como suyo. que formen parte de ese grupo. Son parte de ello.

Muchísimas gracias escuela infantil Bambú, por este tiempo, por vuestra valentía, por vuestro gran trabajo y esfuerzo por hacer las cosas de manera diferente, no quedaros en la queja y pasar a la acción, Sois cambio, sois luz.

Puedes seguir a bambú en sus redes sociales:

https://www.facebook.com/escuelabambutorrejon/

Instagram: @eibambutorrejon

Mail: eibambutorrejon@gmail.com

Gracias por leerme, por dejar tus comentarios y mensajes de manera que sumen y llegemos a muchas infancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s