¿Y si no le llevo al cole?

Desde hace algunas semanas me están llegando comentarios, mensajes, llamadas y mails de familias con mucha preocupación sobre la vuelta al cole. Tienen miedo por la pandemia, se sienten inseguras por la falta de información, sienten incertidumbre y no saben cómo enfocarlo con sus hijos/as.

Muchas familias están pensando en buscar alternativas para conciliar y esperar a ver cómo se desarrolla y evoluciona la situación en los meses sucesivos. Muchas se habían planteado quedarse en casa un tiempo y continuar de alguna otra manera la educación de sus peques. Muchas esperaban soluciones seguras por parte de las administraciones para la vuelta al cole. De repente ha salido a la luz un artículo de periódico con tono amenazante donde se decía que aquellas familias que no lleven a sus hijos/as durante la pandemia al cole serán denunciadas por absentismo.

El miedo ha hecho su función y las familias ahora se encuentran perdidas.

Por eso quiero escribir sobre ello, quiero dar información para que la elección esté basada en la responsabilidad y la libertad de elección y no en el miedo o el desconocimiento.

En este artículo voy a describir lo que es el proceso de absentismo, en qué consiste y cuáles son los pasos. Mi experiencia de más de 20 años en secundaria y en programas de apoyo escolar para adolescencia en riesgo social me ha hecho conocer muy bien el protocolo, así como el gran trabajo de los educadores que hay detrás de cada expediente. Me parece injusto que se hable de este protocolo como algo para asustar cuando su origen ha sido dar apoyo y acompañar a las familias y a los menores que presentan alguna dificultad o necesidad. Nada tiene que ver este protocolo con la retirada de guarda o tutela. Nadie te va a quitar a tus hijos/as por un expediente de absentismo, pues son procesos distintos, a veces complementarios sí, porque en muchas ocasiones hay negligencia y abandono y como consecuencia absentismo. Eso nada tiene que ver con niños protegidos, queridos, cuidados que durante una pandemia (o por otros motivos propios que te lleven a decidir estudiar en casa) decidan no acudir al centro durante un periodo determinado y aprender en el hogar o a distancia.

¿Qué es el protocolo de absentismo escolar?

En cada comunidad y municipio puede variar, pues es competencia primero de la comunidad y luego de cada ayuntamiento concreto. Por lo que os invito a solicitar o a buscar información concreta para vuestro caso. Tiene que estar publicado o disponible en el ayuntamiento pues es una información pública.

En todos los casos el protocolo tiene que tener como objetivo principal la protección del bienestar del menor. En España la escolarización se considera obligatoria desde los 6 a los 16 años. Si tu hijo/a es menor de 6 o mayor de 16 es completamente legal que esté en casa y nadie puede abrir expediente de absentismo por ello.

Cada centro escolar tiene que tener recogido por escrito y estipulado el protocolo concreto de actuación y los pasos a seguir ante la no asistencia al centro. Os animo a pedirlo para tener la información correcta y más concreta.

Cada escuela tiene la obligación de tener una Comisión de absentismo escolar que tendrá un plan de acción concreto y especificado en el reglamento de régimen interno, en el plan de acción tutorial y en el Plan de convivencia del centro. Está formada por: director/a o jefe de estudios, tutor/a del menor, orientador o PTSC del equipo de orientación (EOEP) o el orientador del centro en el caso de centros privados o concertados, Representante del centro y representante de las familias del Consejo escolar.

Las funciones de esta comisión es llevar a cabo actuaciones de prevención y seguimiento del absentismo escolar.

Se considera absentista al alumno/a que falta sin JUSTIFICAR más del 20-25% del total de horas lectivas. Cuando el alumno falta entorno al 10% de horas normalmente el tutor comienza a valorar las causas y estar más pendiente de la situación que puede haber detrás de esas faltas. Se llama a la familia y se solicita justificación.  Si no se justifican o se acumulan demasiadas, se notifica a jefatura de estudios, se cita a la familia a través de una carta certificada para que acuda un día a jefatura y tener una entrevista sobre las faltas de asistencia.

Si el alumno/a sigue acumulando faltas, se puede activar el protocolo de absentismo. Sería el segundo paso. En algunos centros se realiza entrevista con jefatura y en otros se cita a la familia con la comisión de absentismo o con el PTSC.  Esta citación tiene que hacerse siempre por escrito, la familia debe firmarla y debe constar que ha sido avisada.  Habrá acta de la reunión por escrito firmada por todas las partes y recogiendo los acuerdos a los que se llegue.

Tras la entrevista los profesionales elaboran un plan cuyo objetivo siempre es el bienestar del menor, ofreciendo los apoyos necesarios e intentando llegar a acuerdos que velen por la salud física, emocional y social de la infancia,atendiendo a su derecho a la escolarización.

A partir de este momento el PTSC hará el seguimiento del menor y de sus faltas en coordinación con el tutor y las familia, así como de los acuerdos que se han firmado.

Si los acuerdos no se cumplen, se derivará el expediente a  la mesa de absentismo local que está formada por varios profesionales diversos y tiene como finalidad hacer un seguimiento objetivo de los casos que se presentan, así como buscar soluciones consensuadas que impliquen a toda la Comunidad educativa, aquí suele tener presencia alguna figura municipal del ayuntamiento, de servicios locales o de educación, técnicos de absentismo escolar o educadores sociales. En algunos municipios también forma parte la policía local y otras figuras de centros de salud, pues su tarea de prevención y detección es importante cuando hablamos de menores que están en las calles.

El expediente de absentismo ya está abierto en esta fase del proceso. Se tomarán nuevas decisiones y ser irán valorando en las diversas reuniones destinadas para ello, con periodicidad concreta, quincenal, mensual según lo acordado: Citar a la familia, hacer seguimiento, valorar factores de riesgo, plan de acompañamiento, seguimiento por parte de un educador/a, etc.

En este punto podrían citar a la familia desde servicios sociales para comprobar los factores de riesgo hacia el menor. Por escrito te pedirán acudir un día a una hora determinada a Servicios Sociales de tu municipio con un trabajador/a social. Allí tendrá lugar una entrevista donde tendrás la oportunidad de exponer las causas de tu decisión de no llevar al menor al colegio y de nuevo se buscarán acuerdos. Si el trabajador social lo considera puede derivar el expediente a fiscalía de menores, sería este el siguiente paso.

Fiscalía de menores al recibir la denuncia y el expediente de absentismo podría decidir citar de nuevo. Se recibe entonces una citación para presentarse ante el juez de menores destinado al caso. Te pedirán acudir un día, a una hora determinada. En este punto, se puede valorar solicitar asesoramiento legal. Dos profesionales que sigo en redes y que son expertas en la materia son Laura Mascaró (lauramascaro.com) y Agustina (mamálegal.com) seguro que hay muchísimas más pero estas son las que yo sigo en redes. Volviendo al proceso de absentismo, en este punto podrás argumentar tu posición y el juez resolverá:

1)Cerrando expediente (esto es lo que sucede en muchos de los casos en los que se opta por educar en casa)

2)Dando un plazo concreto para que el menor acuda de forma regular al centro (esto es lo que sucede en algunas sentencias hacia familias que optan por educar en casa)

3) Resolviendo el expediente con el pago de una multa administrativa.

¿Podrían quitarme la custodia de mis hijos por no llevarlos al colegio? Esta es una pregunta que me hacen mucho, supongo que en las pelis cuando sale servicios sociales es para una retirada de guarda o custodia, pero eso es un proceso diferente y muy concreto. Sigue otros pasos, y se valoran otros indicadores no sólo el absentismo.

Servicios sociales es un lugar de ayuda, de apoyo, de acompañamiento de sostén para las familias. Cuando se determina que el menor no puede vivir con su familia es el último de los pasos de un proceso largo con mucho trabajo detrás, excepto en los casos graves de retirada inmediata por protección de ese menor. Los profesionales de servicios sociales la mayoría son personas implicadas que buscan el bienestar del menor y la familia y su labor es dar recursos y apoyar para que familia y menor tengan condiciones dignas y puedan permanecer juntos. Desde aquí mi valoración a su trabajo, porque la gran mayoría de profesionales de servicios sociales con los que he tenido el honor de coincidir hacen una labor maravillosa a pesar de la falta de recursos apoyo estatal y escaso reconocimiento social.

La sanción por absentismo escolar en cualquier caso es administrativa, es decir, una multa, que puede ir desde los 50€ hasta los 3000 dependiendo de cómo esté legislado en cada municipio y de la infracción cometida (leve grave o muy grave) Esto está tipificado y explicado en el BCMM de cada ayuntamiento. Solicitar el más actual en vuestro municipio para saber qué tipos de faltas existen en relación al absentismo escolar y las posibles multas o sanciones sustitutorias (aquellas que se pueden llevar a cabo en lugar del pago monetario, suelen ser trabajos relacionados en beneficio de la comunidad)

¿Podrían quitarme la plaza de mi hijo/a si decido no llevarlo durante unos meses? Este plazo para quitar la plaza de un centro escolar debe constar por escrito en el reglamento del centro. En algunos centros son 3 meses en los casos de menores que no han sido matriculados o que no han asistido nunca.

Si hay expediente de absentismo abierto lo normal es esperar a que se resuelva antes de dar de baja al alumno del centro. Pero como digo, esto es mejor que os lo especifique vuestro centro dentro de su plan de absentismo escolar 😉

Con toda esta información os animo a tomar vuestra decisión desde la libertad y sabiendo que lo que tú decidas es lo que tú crees mejor para el bienestar de tu propio hijo/a.

En muchos municipios las AMPAS se están uniendo y recogiendo firmas para solicitar una vuelta a cole segura, yo os animo a poneros en contacto con vuestra AMPA, pedir información e intentar mover opciones desde el diálogo, y la responsabilidad personal y social que este momento concreto requiere.

Se me ocurren muchas preguntas para poder seguir con otro artículo:

¿es positivo para el centro educativo que todo el alumnado acuda al centro sin plantearse si es seguro?

¿Realmente si nos sentamos a hablar de manera sensata no buscamos lo mismo para la infancia y para la educación?

¿Es seguro para docentes y menores acudir a las aulas tal y como está previsto a día de hoy?

¿Debemos obedecer por miedo o debemos ser responsables?

¿Si las familias que podemos y tenemos recursos y medios para ello, fuésemos un apoyo para los centros?

¿Y si las familias que podemos conciliar coordinamos con el centro un plan para la formación a distancia de nuestros peques?

¿NO sería más fácil para administración y docentes gestionar menos alumnos en las aulas?

¿No sería beneficioso para todos que los que puedan empiecen en casa y se incorporen cuando en centro tenga claros protocolos, medidas, recursos, y haya practicado esta nueva realidad?

¿Tenéis más dudas al respecto? Os leo.

Gracias por comentar, compartir y ayudarme a llegar a más personas.

Besos,
Laura

6 comentarios en “¿Y si no le llevo al cole?

  1. ¡Qué interesante planteamiento!
    Expongo aquí algunas disonancias que tengo con algunos matices que se dan en el texto:

    – El proceso seguido en casos se absentismo no sigue los mismos cauces para todas las familias: está atravesado por criterios racistas, patriarcales, de clase, etc. Por ejemplo, no es lo mismo que se abra un expediente de absentismo a una madre soltera que a un matrimonio, ni es lo mismo el absentismo de una niña paya que de una gitana. Me parece muy importante resaltar esto porque lo que en una menor podría ser anecdótico, en otra puede llegar muy lejos y ser determinante en la quita de custodia. He vivido decenas de reuniones de absentismo en los que, en el propio protocolo, aparecen escritas como preguntas las dudas acerce de si es una familia latina o si viven varios en un piso.

    – Además de este detalle, también cabe destacar en el ámbito de la asistencia o no, que, en primer lugar, implementar medidas que benefician solo a quienes se las pueden permitir es agrandar brechas sociales y económicas en el aula. ¿Quienes acudirían a clase? Las hijas de familias cuyas precarias situaciones no les permiten preservar la salud de sus pequeñas, entonces ¿no se convierte esto en una tremenda etiqueta, injusta y violencia, hacia las familias que no tienen recursos de cuidado? ¿No tienen estas niñas y niños derecho a recibir su educación con tanta salubridad como el resto? ¿Es este el nuevo criterio de discriminación?

    – No, tener menos alumnos y alumnas en clase no es mejor. Nos da igual atenderlas en persona o a distancia, el caso es tener que atender a tantísimas criaturas. Acompañar a la mitad on line y a la otra mitad en persona no hace sino duplicar nuestro trabajo para el que, además, no nos han dado medios materiales y que tendríamos que pagar de nuestro bolsillo (como hemos hecho en la cuarentena). No es una solución de disminución de la ratio real y además es peligrosa porque parece que sí… pero no.

    – Por último no, no sería beneficioso para todos, solo para las mamás y papás que tienen el legítimo miedo que tienen TODAS las familias pero pueden elegir modalidad a la carta sin contemplar a toda una comunidad educativa que no tiene estas posibilidades y a la que, con esta iniciativa, se empuja a un abismo de inseguridad y de conflictos, máxime cuando sus peques serán estigmatizadas en espacios sociales porque son “vectores de contagio” al estar yendo al cole y mezclándose con otras peques.

    En fin, no lo veo… un saludo.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario y por exponer tu punto de vista.

      Es cierto que una vez se abre expediente de absentismo se valoran otras variables, en servicios sociales se denomina factores de riesgo. El fin es recabar información sobre el bienestar del menor. Se siguen los mismos cauces para todas las familias, y se marcan ls factores de riesgo frente a los de protección, si los de riesgo son elevados podrían poner en aviso a otros profesionales de servicios sociales para hacer seguimiento, en paralelo al proceso de absentismo. Son cosas diferentes. Faltar a clase puede llevarte a descubrir otras variables detrás, de hecho, lo explico, que tras un absentismo escolar normalmente hay otras muuuuuuchas cosas 😉

      En relación al resto de puntos quiero resaltar que quiero una educación para todas las personas que sea segura física y emocionalmente. Y si la escuela actualmente no asegura ninguna de las dos, una medida de presión puede ser quedarse en casa hasta que doten de recursos necesarios y adaptados al momento actual, no como solución sino como protección y presión, una huelga de familias hasta que la administración dote de recursos. ¿quienes? está claro que los que puedan. Este es otro debate que no he abierto ni quiero hacerlo a través de un medio como este que no facilita una comunicación fluida y efectiva. El objetivo de mi artículo es informar de los pasos porque he recibido muchos mails y consultas con información imprecisa y me parece esencial que las familias cuenten con la verdad de los procesos, es su derecho. Y desde ahí, cada uno que decida y asuma.

      NO he hablado en ningún momento de elegir modalidad a la carta.

      Y por último, estigmatizar a un menor por ir o no ir al colegio me parece poco humano, como lo es estigmatizar al que trabaja presencialmente o en lugares de riesgo mas elevado, como hospitales o residencias. Me parece igual de inhumano que estigmatizar por pertenecer a una clase social o a un colectivo concreto y esto no me parece que se deba a la pandemia, ya existe, se llama racismo, intolerancia, exclusión y la solución no es ser todos iguales ni buscar serlo sino educar en la diferencia, en la tolerancia en la contribución social, en definitiva en valores morales.

      Dices en tu último renglón “no lo veo”…y no sé a qué te refieres pues en mi artículo no he dado ningún planteamiento concreto que haya que ver, solo hablo de un procedimiento.
      Saludos!

      Me gusta

  2. Gracias por el artículo.
    Varias familias, ahora con el apoyo de otras muchas que están firmando la misma, hemos presentado (en junio) a la Conferencia Sectorial de Educación una propuesta de flexibilidad educativa para que los padres puedan elegir si quieren que sus hijos hagan educación presencial o a distancia. De esta forma dejaría de haber temores y dejaríamos de sobrecargar los servicios sociales, tal y como parece que va a suceder por la cantidad de familias que aseguran que no van a llevar a sus hijos al colegio. Te dejo la información por si quieres conocerla, apoyar y difundir.
    https://propuestaflexibilidadeducativa.wordpress.com/apoya/
    Un saludo,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s